septiembre 2008

BOLIVIANO EN HUELGA DE HAMBRE EN ESPAÑA PIDE INTERVENCION DE EVO MORALES

Madrid, 9 sep, Edwin Pérez Uberhuaga (Raíz).- Al cumplir cinco días de huelga de hambre, el boliviano Williams Pardo pide al Presidente Evo Morales que apoye la solución de su caso y también de centenares de compatriotas indocumentados que viven en precariedad en España y en peligro de ser expulsados.
El mediodía de este miércoles, con la voz debilitada por ingerir solamente agua, el tarijeño Pardo, el primer boliviano en ingresar en una huelga de hambre en España, dijo que iba a seguir en esa medida "hasta morir" como último recurso ante la impunidad de los responsables de la muerte de su hija Xila, de 5 años de edad en 2006.
Pardo, de 44 años de edad, dijo que muchos bolivianos, al conocer su lucha, le comentaron que también sufrieron los efectos de la negligencia médica, explotación laboral y expulsiones por no tener documentos de Residencia. "Evo Morales debe prestarnos más atención y hacer que en España nos respeten", enfatizó.
La hija de Pardo murió durante una operación bucal en dos dientecitos el 28 de diciembre de 2005, en una clínica dental, en Alicante. Fue sometida a una sedación. Al despertar la pequeña entró en una crisis epiléptica, que no revertió hasta que finalmente falleció el primer día de 2006 en el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde fue trasladada la misma noche de la operación desde el Hospital General de Alicante.
La viceconsul en Murcia, María Celia Orellana, dijo a RAIZ BOLIVIA que la acción judicial se sigue en Valencia contra los dos hospitales y la clínica por presunta negliegencia médica. "Tratamos de apoyar en lo que poodemos a nuestro compatriota, aunque creemos que la huelga es una medida apresurada".
La diplomática explicó que se espera el informe de la Sociedad de Anestesiólogos de Valencia respecto al desarrollo de la operación bucal, con lo que los jueces tendrán más elementos para emitir una sentencia.
"Ellos han dicho que lo harán con celeridad, más aún en el caso de urgencia que plantea la huelga de hambre", agregó.
 
? Edwin Perez U. es Director de la revista Raíz Bolivia en España, 0034-693767275, uberedwin@gmail.com, uberhuaga@walla.com visite y opine en www.clubraiz.com, www.raizbolivia.com, www.revistamigrante.blogspot. com, www.vulcanusweb.de
 
 
Noticia anterior
 
 
BOLIVIANO COMENZO PRIMERA HUELGA DE HAMBRE EN ESPAÑA
Madrid, 3 sep, Edwin Pérez Uberhuaga (Raíz).- A pesar de que la policía española y funcionarios diplomáticos bolivianos trataron de disuadirlo, el boliviano Williams Pardo ha inciado el mediodía de hoy, miércoles, una huelga de hambre, la primera dentro de la comunidad boliviana en España, en denuncia por una presunta negligencia médica, tráfico de órganos y retardación de justicia.
El tarijeño Pardo, de 44 años, comenzó esa medida de presión al mediodía en el Consulado de Murcia y minutos más tarde fue visitado por la Policía que trató de impedir que logre su objetivo, según pudo escuchar RAIZ BOLIVIA durante el contacto telefónico con el "huelguista".
"El consulado es como territorio boliviano y quiero quedarme aquí", dijo Pardo, quien expresó su temor de ser sometido a una expulsión policial del país, al no tener "papeles" de residente.
Pardo, que pinta cuadros y retratos, en los últimos días fue entrevistado por la prensa española y boliviana, luego de denunciar que hay impunidad hacia los médicos que hicieron una mala operación dental a su hija de 5 años, Xila, y que los jueces no han castigado a los responsables ni ha investigado un posible tráfico de órganos.
Pardo dijo que conoce casos de bolivianos que tampoco recibieron un tratamiento médico adecuado y que por su condición de indocumentados sufren explotación laboral y otros abusos.
Explicó que, cuando su hija estaba a punto de morir y él estaba mal emocionalmente, unas personas le hicieron firmar una autorización para la donación de los órganos de su hija, algo de lo que luego se arrepintió porque podria tratarse de una red delincuencial y porque no podría probar plenamente la negligencia médica que denunciaba.
"Si yo hubiera sabido que el corazón de ella seguía latiendo y que solo sufría muerte cerebral, no habría firmado", agregó.
Dijo que, luego de dos años de los hechos, y al revisarlos más friamente, le parece muy extraño que una pareja de españoles, de visita en Bolivia, le hubiera convencido de traer a su hija a España, le ofrecieron su adpción, algo que él rechazó, y que en un tratamiento dental la niña perdiera la vida y que le pidieran que done sus órganos.
El cónsul en Murcia, Nicolás Dávila, dijo que la situaciòn del compatriota es complicada, pero que se le prestará la atención necesaria para hacer prevalecer sus derechos.
DOS AÑOS DE INJUSTICIA
Pardo acusa a la dirección de la clínica de "imprudencia grave" y de negligencia a los hospitales de Alicante y Murcia. "De la clínica, la trasladamos al Hospital General de Alicante, donde pese a su gravedad, no fue ingresada por falta de camas", añadió.
Pardo dijo que llegó a España porque había encontrado unos padres de acogida, una familia de Elda, para la pequeña Xila. "Ellos se comprometieron a dar asistencia sanitaria a mi hija, especialmente a solucionarle el problema dental", afirmó.
"La operación se prolongó por espacio de varias horas y al despertar, mi hija presentaba convulsiones", añadió. "De la clínica, la trasladamos al Hospital General de Alicante, donde pese a su gravedad, no fue ingresada por falta de camas", añadió.
El responsable de la clínica dental de Alicante, David Estévez, rechazó cualquier "negligencia o imprudencia" en la intervención, en declaraciones al periódico El País en esa época. Después se negó a hacer más comentarios.


- - visiten www.llajta.ch